La finalidad de las antenas antihurto

Las antenas antihurto, también conocidas en ocasiones como arcos de seguridad, paneles o alarmas de tiendas para evitar el robo de productos, son dispositivos electrónicos que tienen ante todo y primordialmente un fin disuasorio. Es decir, el objetivo es tratar de quitar la idea y la tentación que pueda tener alguien en un momento determinado de tomar un producto de nuestra tienda, esconderlo de alguna manera entre sus ropas o en una bolsa (sobre todo si se trata de artículos pequeños y ligeros) y salir de la tienda con el producto sin haber pasado antes por caja.

La disuasión viene ejercida por el hecho de que las antenas antihurto hacen pitar un buzzer o señal sonora cada vez que detectan que un producto que ha sido alarmado previamente por el personal de tienda (ya sea con etiquetas adhesivas o con etiquetas rígidas, a veces llamadas por la gente no especialista del sector como “alarmas”) y que no ha sido desactivado como procede –operación que se realiza en caja al realizar el pago de los productos mediante el uso de un desactivador o de un desacoplador, según el tipo de etiqueta de que se trate– pasa entre dichas antenas, o, en ocasiones, la detección y los pitidos de alarma correspondientes se producen cuando se está en las proximidades de las mencionadas antenas antihurto, incluso algo antes de que el producto presuntamente robado llegue a pasar entre ellas. Este hecho y no otro es el que hace que algunas personas se abstengan de llevarse ningún producto de manera ilegal o improcedente, puesto que si el sistema los detecta y pita la alarma saben que se pueden ver inmersos en una situación embarazosa, en la mayor parte de los casos vergonzante, y que incluso les puede llegar a acarrear causas judiciales (en función de la cuantía económica del robo, la reiteración, y otra serie de condicionantes legales).

Y eso es realmente lo principal que nos interesa saber de las antenas antihurto como usuarios de las mismas. A partir de ahí, mencionar que las hay de distintas tecnologías (radiofrecuencia, acustomagnéticas, electromagnéticas…), con múltiples funcionalidades (autoinstalables, monitorizables de forma remota, con detector de metales incorporado…) y en diferentes acabados y materiales (plástico, aluminio, plexiglás de alta resistencia…). Para saber qué antenas y con qué características son las que mejor se adaptan a su tienda y necesidades, le recomendamos que se deje asesorar por un experto. En ese sentido quedamos desde SIDEP a su disposición, avalándonos nuestros más de 20 años en España como especialistas del ámbito antihurto.