RFID para bibliotecas

El objetivo de la tecnología RFID es la identificación o lectura de datos mediante el uso de etiquetas y lectores, así como su almacenamiento, sin necesidad de un contacto directo o línea de visión entre el lector y el objeto.

Existen tres bandas o frecuencias de RFID: LHF (corta distancia, 1 ó 2 cm), HF (hasta 20 cm) y UHF (larga distancia), que es la que se aplica para su uso en bibliotecas.

Sus ventajas para los servicios bibliotecarios son numerosas, lo cual ha extendido su uso, especialmente en aquellas con colecciones muy grandes o con mucha circulación.

Categoría:

Quizás también te interese…